Editorial: ¿Qué está pasando en Londres?

Estamos de acuerdo con la BBC, ‘es muy peligroso hacer análisis en caliente’; y más aún en nuestro caso que somos un periódico-blog a medio nacer muy lejos aún de siquiera acariciar su objetivo de explicar Inglaterra a los hispanohablantes.

Pero a veces es necesario hacerlos. En este entorno mediático en el que la volatilidad de la atención periodística hace que las noticias aparezcan en la agenda y se olviden en cuestión de días, analizar en caliente se vuelve un sinónimo de recordar bien.

Con la sociedad pasa algo parecido a lo que pasa con los terremotos: podemos analizar cómo se acumulan las tensiones e incluso intuir que en algún punto la probabilidad de terremoto es alta, pero somos incapaces de saber cuándo, dónde y qué potencia exacta tendrá el seísmo. Desde el sábado nos hemos cansado de leer en textos que explicaban las claves, causas y motivos de los disturbios (riots) aquello de ‘se veía venir’; ya, como tantas otras cosas.

Lo cierto es que desde los años 70 la relación de amplios sectores de la sociedad británica y la policía ha sido de una tensión masticable. Esta tensión ocasionó serios disturbios a lo largo de toda la década de los 80s pero no sólo (St Pauls, 80; Toxteth, 81; Brixton, 81 y 95; Handsworth 81, 85 y 91; Chapeltown, 81; Tottenham, 85; etc…) que provocaron un cambio en las ‘políticas de interior’ articulando un uso intensivo de las llamadas relaciones públicas y comunitarias para salvar esa brecha sociedad-policía.

Pero esto no sería más que un problema de integración si no fuera por un pequeño detalle. Desde los años 50s, aunque pueda sonar raro asía de primeras, Inglaterra carece de un proyecto articulador. Lo analiza de una perspectiva tradicionalista el filósofo Roger Scruton en su England: an Elegy, “los ingleses sabemos quiénes somos pero no qué somos”. Scruton señala que hoy por hoy la apertura de las instituciones inglesas para integrar a todo el Imperio, ha hecho que no exista nada parecido a un ‘programa inglés’ toda vez que el Imperio desaparece.

Más allá del tremendismo conservador de Scruton, lo que sí se pone de manifiesto es la tremenda dificultad que tiene el cuerpo social inglés para reelaborar un proyecto cívico y propositivo.

En este sentido durante los 90s y la primera década del siglo XXI, Inglaterra ha estado cubriendo los huecos que iban surgiendo en su estructura social a base de talonario (aunque Tatcher dijera aquello de “El dinero no puede comprar ni la confianza ni la armonía racial”). Ahora la crisis, signo – parece – de la descomposición de la macro-estructura de incentivos de las economías del primer mundo, ha hecho imposible seguir pagando la factura.

Es decir, la tensión seguía existiendo y las medidas de contemporización se iban acabando. Lo único que hacía falta era un signo de debilidad de las autoridades, porque, esto es importante, los disturbios en Inglaterra son mucho más corrientes de lo que podríamos pensar: forman parte del imaginario colectivo (desde los 70s hay cuatro o cinco por década). Y eso es lo que pasó en Tottenham.

No es por tanto un problema de recortes sociales (la izquierda olvida a menudo que lo importante no es la cantidad del gasto público sino como se gasta), ni la criminalidad latente o la inmigración (la derecha tan aficionada en encontrar problemas donde hay oportunidades); el problema es de diseño institucional y de políticas políticas públicas (y eso a pesar de la significativa mejora que supuso el ‘new labour’ mientras duró).

Por poner un pequeño ejemplo, la policía para estos sectores de la población seguía siendo un wargo hambriento sólo que ahora llevaba sombrero y saludaba antes de asestarte el morisco. Y lo que se necesitaba no eran maquillajes, eran cambios estructurales: repensar Scotland Yard, repensar la Policía Metropolitana.

[Textos como éste, de análisis y compresión, formarán parte de nuestra revista de fin de semana. Rogamos excusen los fallos y debilidades del texto sólo excusables por el tiempo y los medios técnicos]

Anuncios

2 Respuestas a “Editorial: ¿Qué está pasando en Londres?

  1. Pingback: [Disturbios en Londres/London riots - Reportaje especial sobre las causas y motivos de los disturbios] « TheLondr.es

  2. Pingback: [Disturbios en Londres / London Riots: Los disturbios van a costar algo más que dinero] | TheLondr.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s